Ud. está aquíInicio


John Axelrod. Un americano en Sevilla

Imagen Portada

NOTICIAS

29/04/2016 | Juan Lucas, próximo director de Scherzo 
29/04/2016 | El CDMyD publica "Mapa de patrimonio de danza en España" 
29/04/2016 | Estefanía Montes Wizner nueva gerente de la Orquesta de Córdoba 


OPINIÓN | El (muy) humano deseo de seguir

El (muy) humano deseo de seguir

Después de cuarenta años de desempeño de un trabajo ejemplar, James Levine dejará al final de esta temporada la Metropolitan Opera de Nueva York. Levine, que sólo tiene 72 años, lleva unos cuantos luchando contra la enfermedad, primero a causa de una caída en 2006 y luego ya con los síntomas del mal de Parkinson.



ENTREVISTA | John Axelrod

John Axelrod

Llega puntual a la cita, con las muletas que lo ayudan a caminar tras la reciente operación que precisó una desagradable rotura de menisco, y pide un café solo. Durante la conversación se expresa de manera vehemente, torrencial, incluso volcánica, pero siempre con claridad. A veces bromea, y puntualiza sus bromas cuando piensa que su interlocutor ha podido malinterpretarlas. John Axelrod (Houston, 1966) se encontró con Leonard Bernstein a los 16 años y eso transformó por completo su visión de la música.



ACTUALIDAD | Il Giardino Armonico

Il Giardino Armonico

Hubo un tiempo, superada aquella primera fase pionera, en el que quienes marcaban la pauta dentro el movimiento historicista eran los ingleses, los holandeses y, en menor medida, los alemanes. Hablamos de los años 70 y 80 del pasado siglo. Algunos intérpretes franceses empezaban entonces a despuntar y a constituirse en seria competencia, pero la revolución aún no había llegado al sur de Europa.



DISCOS | Cuatro cantos serios op. 121, de Brahms

Cuatro cantos serios op. 121, de Brahms

Una de las grandes obras maestras de Brahms dentro de su parcela vocal, la cima en su camino de compositor de Lieder, un prodigioso testamento que el presentimiento inconsciente del autor previó poco antes de su adiós definitivo. Digamos que en ese año de 1896 el compositor no estaba preocupado por ningún tipo de conflicto en torno a su muerte, que se produciría un año más tarde.