Ud. está aquíInicio / Scherzo / XXXI / Scherzo, Abril 2016, Año 31, No. 317

Scherzo, Abril 2016, Año 31, No. 317


Leonidas Kavakos. El virtuoso inteligente

Imagen Portada

NOTICIAS

13/12/2017 | Juan de la Rubia este sábado en Bach Vermut 
13/12/2017 | Raquel Andueza y la Galanía festejan la Navidad en el Ciclo de la UAM 
13/12/2017 | Más de 40.000 espectadores asistieron a JAZZMADRID´17 


DOSIER | Cervantes 1616

Cervantes 1616

Dedicar un dosier a las relaciones entre lo cervantino y la música es, al mismo tiempo, una obligación de calendario y una deuda permanente que cumplir con uno de los mayores genios de la cultura universal que vivió, además, en un tiempo áureo de nuestra creación en solfa.



ENTREVISTA | Felicity Lott

Felicity Lott

Los ICMA (International Classical Music Awards) han concedido este año a la gran cantante británica Felicity Lott (Cheltenham, 1947) el Premio a una vida dedicada a la música, que le habrá sido entregado en San Sebastián justo el mismo día que este número de SCHERZO aparezca en los quioscos y en la red.



ENTREVISTA | Leonidas Kavakos

Leonidas Kavakos

Para su nuevo proyecto discográfico —Virtuoso!— en el mercado desde el primero de abril, el violinista Leonidas Kavakos (Atenas, 1967) ha roto el esquema unitario de anteriores grabaciones reuniendo esta vez un conjunto de piezas cortas que se alejan del habitual criterio de encores. En total, catorce obras de distintos compositores, destacando la representación española sintetizada en el terceto Sarasate-Falla-Tárrega.



OPINIÓN | La ópera en su encrucijada

La ópera en su encrucijada

La gala de entrega de los Premios Campoamor recién celebrada en Oviedo ha servido, además de como escenario en el que galardonar lo mejor de la temporada pasada, como reunión informal de todos los sectores que tienen que ver con la organización, la contratación, la financiación y la interpretación del arte lírico. Hasta con la constancia en esa mitomanía —la presencia de la gran Fiorenza Cossoto— sin la cual la ópera no sería lo que es, perdería parte de su pasión y tampoco compensaría seguramente lo que tal vez ganara de, por así decir, equilibrio intelectual.