Ud. está aquíInicio / Scherzo / XXXI / Scherzo, Marzo 2016, Año 31, No. 316

Scherzo, Marzo 2016, Año 31, No. 316


Javier Eguillor. Golpe de timbal.

Imagen Portada

NOTICIAS

13/12/2017 | CRITICA / Cuarteto Granados y Alicia Amo: cómo llegar hasta la magia 
13/12/2017 | CRÍTICA / Un sarao entre endrinas 
13/12/2017 | Gianandrea Noseda dirige a la Orquesta de Cadaqués en Barcelona, Zaragoza y Madrid 


DOSIER | Enrique Granados, 1867-2016.

Enrique Granados, 1867-2016.

La figura de Enrique Granados, junto a las de Albéniz y Falla, ha enseñoreado el pianismo español desde que su obra comenzara a divulgarse a través de sus propias interpretaciones.



ENTREVISTA | Javier Eguillor

Javier Eguillor

Para los lectores de una revista de música clásica, la presencia de un percusionista es siempre una sorpresa, con excepción de Colin Currie, Evelyn Glennie o Martin Grubinger. SCHERZO se ha encontrado con que bien puede ser Javier Eguillor (Xixona, 1975) el representante de ese otro lado de la música que, por unas u otras razones, es diferente de aquel que pueblan violinistas, pianistas o hasta violonchelistas de pedigrí. Además de timbalero de la Orquesta de Valencia, Eguillor es uno de esos músicos españoles dispuestos a cambiar el panorama de un mundillo a veces demasiado previsible.



ENTREVISTA | Jaap van Zweden

Jaap van Zweden

A principios del pasado diciembre, la presencia en Londres de Jaap van Zweden (Ámsterdam, 1960) para dirigir la Filarmónica de la ciudad, posibilitó un encuentro con SCHERZO que habría de cristalizar en la entrevista que en abril tendría como argumento principal su anunciada presencia en Madrid, dentro del ciclo Ibermúsica, junto a la Sinfónica de Dallas. Treinta y un años después de la anterior visita de la orquesta, de la que Van Zweden es titular desde 2008.



OPINIÓN | Lo que se pierde

Lo que se pierde

Este mes hemos despedido a dos figuras fundamentales en la vida musical española del último medio siglo y algo más. Miguel Roa y Carlos Gómez Amat vivieron, desde distintos lugares, lo que fue el estado de nuestra cuestión musical en varias de sus vertientes. El primero sabiendo lo que era ganarse la vida en un oficio tan poco nuestro hasta hoy como el de director de orquesta, cumpliendo aquel dicho de Federico Sopeña de que el músico español tenía tres salidas principales: por tierra, por mar y por aire.