Ud. está aquíInicio / Scherzo / Año 34 / Scherzo, Enero 2019, Año 34, No. 347

Scherzo, Enero 2019, Año 34, No. 347


Thomas Hengelbrock. Podio e intelecto.

Imagen Portada

NOTICIAS

21/01/2019 | Fabio Biondi vuelve al CNDM con un recital a solo 
21/01/2019 | CRÍTICA / Brillos alternos 
21/01/2019 | CRÍTICA / El infierno está en nosotros 


ENTREVISTA | Thomas Hengelbrock

Thomas Hengelbrock

Pocos directores han combinado con tanto acierto el podio con el intelecto como el alemán Thomas Hengelbrock (Wilhelmshaven, 1958). Un violinista clásico reconvertido en uno de los más interesantes directores historicistas, por influencia de Nikolaus Harnoncourt. Creador de dos de las formaciones con instrumentos y criterios de época más importantes de la actualidad, como la Freiburger Barockorchester y el Balthasar-Neumann-Chor & Ensemble, no ha rehuido el trabajo con orquestas modernas.



OPINIÓN | Palau de les Arts: último episodio

Palau de les Arts: último episodio

Que la política activa esté tan imbricada en la cultura de nuestro país —no porque los políticos sean especialmente cultos sino porque quieren aprovecharse de ella, entre otras cosas porque consideran que la pagan ellos, se diría que con su dinero— puede llevar a situaciones tan disparatadas como la que se produjo en Valencia tras el estreno de la controvertida producción de La flauta mágica a cargo de Graham Vick, director de escena, todo hay que decirlo, de reconocido prestigio.



ENTREVISTA | Jean Rondeau

Jean Rondeau

Jean Rondeau (París, 1991) es aún un veinteañero, pero está considerado por muchos como el mejor clavecinista del momento y, tal vez, de los tiempos modernos. Sus grabaciones con obras de Bach y con música de compositores franceses han recibido los mayores elogios, y lo han encumbrado como intérprete emblemático. Rondeau se adentra ahora en la música de Domenico Scarlatti, con un impactante CD. Su reciente visita a Madrid, para tocar en la Fundación Juan March, posibilitó esta entrevista.



DOSIER | Castrati

Castrati

Hace ahora justo un cuarto de siglo el cineasta belga Gérard Corbiau estrenó su película Farinelli, il castrato. Para muchos melómanos fue una puerta abierta a un universo tan fascinante como desconocido, el de los castrati, grandes divos de la ópera del siglo XVIII y acaso los primeros ídolos de masas de la industria del espectáculo, capaces por sí mismos de llenar teatros y de provocar las más encendidas pasiones no solo entre los aficionados a la música sino también entre las damas de la nobleza europea, subyugadas por la singular condición sexual de estos irrepetibles cantantes.