Ud. está aquíInicio / Diciembre 2018 / Opinión / Un maestro y unos premios

Un maestro y unos premios



Un maestro y unos premios

Con el nombramiento de Pablo González como su nuevo director titular, la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE da un paso adelante que parece significar más de lo mucho que ya aparenta. De un lado, se produce en medio de ese cambio en la actitud del ente público con respecto a sí mismo que parece haber propiciado el nombramiento de Rosa María Mateo como administradora única. Perfecta conocedora de la casa, Mateo sabe de la importancia de la OCRTVE como muestra de las obligaciones culturales que deben cubrir una televisión y una radio públicas, demasiado leve en su caso su propia irradiación si se compara con la participación de la empresa que le da nombre en exitosas producciones cinematográficas y ello a pesar de poseer una caja de resonancia mediática de primera magnitud. Que en un momento nada fácil políticamente como es este se tome una decisión tan importante cuando podía haberse seguido marchando al trantrán es verdaderamente digno de elogio. Y sin olvidar, claro está, lo que supone para el nuevo gerente de la orquesta, Manuel Ventero —cuya capacidad para el puesto está por demostrar, como señalamos en otro editorial de nuestra revista— iniciar una nueva etapa artística con un maestro de la talla de Pablo González. Ignoramos el papel de Ventero en la contratación del director asturiano, pero estamos seguros de que su gestión no ha podido empezar mejor acompañada. 

Con Pablo González la OCRTVE tiene una oportunidad de oro para reverdecer sus laureles, esos que para muchos están demasiado mustios para lo que la formación demuestra y merece. Una formación que, recordemos, empezaba con Igor Markevitch a su frente pero a la que, salvo en la etapa Comissiona, le ha faltado esa brillantez continuada —a pesar de los jalones representados por directores de primera magnitud antaño invitados a sus temporadas de abono—, esa sensación de ir a más que también se produjo en los primeros meses tras la llegada de aquel Arpad Joo de no demasiado brillante carrera posterior o al inicio de la finalmente frustrada gestión de un muy prometedor Carlos Kalmar. Al maestro Miguel Ángel Gómez Martínez cabe agradecerle, en su segunda titularidad, el trabajo que ha hecho posible una continuidad complicada, exilio escurialense incluido. Pero con Pablo González las cosas han de cambiar radicalmente y la orquesta crecer como se espera. Se trata de un maestro culto, inteligente y brillante, con experiencia en grandes orquestas, en un momento espléndido de madurez y con muchas cosas que decir. Lo hizo durante su titularidad en una orquesta nada fácil como es la OBC y ahora tiene ante sí un desafío que debiera ser definitivo para su carrera y la de su nueva orquesta.  

En otro orden de cosas, Opera XXI ha iniciado ya el goteo de sus premios. Sus dos galardones ya hechos públicos, a una institución y a una vida dedicada a la lírica —Amigos de la Opera de La Coruña y José Carreras— eran perfectamente previsibles. Lo que no parece tener, por otra parte, mucho sentido es la insistencia, desde la propia entidad que los organiza, de que son los sucesores de los Campoamor cuando ello no responde a la realidad y no favorece a Opera XXI. Que algunos miembros del jurado de los galardones ovetenses sigan en este no significa continuidad ni herencia alguna, como tampoco lo es la incorporación de otros nuevos con criterios cuya pertinencia no hay por qué cuestionar, pues se trata de una institución privada que organiza su actividad como le parece. Una institución que sí deberá tener cierto cuidado a la hora de valorar cómo se actúa siendo juez y parte y cómo se armonizan criterios de estricta calidad artística con cuotas de participación. Esa cuota es la que no existía en los Campoamor, independientes de cualquier teatro, programador o agente, representativos de la realidad de la prensa musical española y que partían de la base de que los miembros de su jurado, todos, vivían el mundo de la lírica desde el ejercicio de la crítica. 

(Editorial publicado en la revista SCHERZO nº 346, de diciembre de 2018)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 5 Euros) o en papel (precio: 8,50 Euros) así como cualquiera de las secciones de las que hacemos separatas: Dosier o Discos (precio de cada sección: 2,50 Euros, solo disponibles en PDF).

También está disponible la suscripción online (precio: 50 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter