Ud. está aquíInicio / Abril 2018 / Opinión / Sí, hay que dar explicaciones

Sí, hay que dar explicaciones



Sí, hay que dar explicaciones

Con nocturnidad, pidiendo silencio a los medios de comunicación y volviendo a un vocabulario de medias verdades bien conocido en el ambiente no es la mejor manera de que empiece a desvelarse un proyecto que requiere, como todo lo que tiene que ver con lo público, luz y taquígrafos. La posible unión del Teatro Real y el de la Zarzuela estuvo sobre la mesa desde la refundación de aquel y fue desechada finalmente. ¿Por qué ahora vuelve a plantearse? Las explicaciones de los responsables del Ministerio de Cultura y del Teatro Real no han ido acompañadas de las dosis necesarias no ya de persuasión sino de razonamiento. La filtración de lo que se cocía les ha pillado con el pie de la comunicación cambiado para afrontar términos como el de privatización, más aún puesto el modelo del Real como referencia de buen funcionamiento. Se vuelve a hablar de Ligas de Campeones de la lírica —confundiendo la estructura de teatros europeos a los que se pretende emular—, de proyecciones internacionales para la zarzuela, de conceptos que tienden a mixtificar las necesidades reales de la cultura propia mientras volvemos a ponernos estupendos. Tanto que hasta ha aparecido Stéphane Lissner tras esa cortina donde no se da puntada sin hilo. Se niega que el pez grande —dos siglos de historia que no suman doscientos años— vaya a comerse al chico —pura tradición— para acrecentar su presupuesto. Se presenta como suma lo que más parece una absorción forzosa. Porque, no nos engañemos, el sistema gestor del Real ha ganado por goleada al del Ministerio que, por su parte, ve cómo, teóricamente, se quita un problema de encima mientras no deja de poner de relieve sus dificultades para resolverlo. 

Todo el proceso, cuya explicación ha recaído mucho más en el Teatro Real que en el Ministerio —lo que demuestra el poco músculo de este— suena más despótico que ilustrado, más a palco que a paraíso. Es imprescindible, antes de nada, conocer por boca del Ministerio cuáles han sido los estudios de gestión y de mercado que han llevado a la conclusión de la fusión, qué modelos se han comparado, qué números se han barajado, cómo se ha pensado en resolver los problemas laborales y los criterios artísticos. Y, naturalmente, si se ha contado con el Consejo Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (CNAEM), entre cuyas competencias se encuentra “prestar asesoramiento en el diseño, elaboración, evaluación y seguimiento de las políticas públicas en el ámbito de las artes escénicas y musicales que sean competencia del Estado”, así como “emitir su parecer en la elaboración de proyectos normativos que se lleven a cabo en el ámbito de las artes escénicas y musicales en los que sea competente el Estado.”

Eso sería lo correcto: convencer en lugar de pedir la fe del carbonero, tarea esta que ha recaído en el Teatro Real. Con un paternalismo digno de peor causa se nos dice que solo se quiere lo mejor para nosotros, que ya veremos lo bien que funciona el juguete: como a niños, no como a ciudadanos. Todo, absolutamente todo lo que tiene que ver con lo público ha de tener una explicación que a la hora de entrar este editorial en máquinas ni una ni otra parte han ofrecido como se debe. Y recordemos que un Real Decreto es la conclusión de un proceso, no su justificación por mucha literatura que contenga su preámbulo. 

De aquí a las elecciones quién sabe si no nos encontraremos con alguna otra sorpresa, naturalmente para nuestro bien. Y es que, ya puestos, se podían fundir la ONE y la OSRTVE, la Banda Municipal y la ORCAM, el Teatro de La Latina y el CNDM. Como si no estuviéramos todos ya bastante fundidos en este país que no acabade escarmentar. ¶

(Editorial publicado en el nº 339 de Scherzo, de abril de 2018)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 5 Euros) o en papel (precio: 8,50 Euros) así como cualquiera de las secciones de las que hacemos separatas: Dosier o Discos (precio de cada sección: 2,50 Euros, solo disponibles en PDF).

También está disponible la suscripción online (precio: 50 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter