Ud. está aquíInicio / PREMIOS ICMA en Leipzig: los artistas y el gran concierto en la Gewandhaus

PREMIOS ICMA en Leipzig: los artistas y el gran concierto en la Gewandhaus


Tabea Zimermann

Santiago Martín Bermúdez

En el número de febrero de SCHERZO pasado (326) dábamos cuenta de los premios ICMA correspondientes a 2016. Les acompañamos las páginas 40 a 43 de esa publicación para que vean nombres y evoquen sonoridades, a ser posible. También para que en algún caso las deseen lo suficiente como para buscarlas en el muy navegable curso de la red, excesiva pero con islas y penínsulas localizables, a menudo con puertos muy cercanos a casa, esto es, los distribuidores "de aquí". Además, ahí va una entrevista con Tabea Zimermann, una de las premiadas este año, gran artista y espléndida persona; el autor de la entrevista es Rémy Frank, de cuyas hazañas diremos algo ahora mismo.

En Leipzig se reunió mucha gente entre los días 29 de marzo y 1 de abril. Fueron llegando a poco, y todos partieron el día 2. Artistas, sobre todo; los premiados y los allegados. Pero también representantes de cada una de las revistas europeas que patrocinan estos galardones y los conceden. Con la gestión imprescindible de Rémy Frank, de la revista luxemburguesa Pizzicato, sobre cuyos hombros cae la organización endiablada de este evento. Una organización eficaz, aunque sea endiablada, es aquella en la que las cosas sonríen y al diablo no se le ve. Rémy, de todas maneras, prepara su sucesión para el futuro, y propuso a Nicola Cattò, de Musica, rivista di cultura musicale e discográfica, de Varese (Italia, claro), como vicepresidente, adjunto, mano derecha… acaso delfín. Lo aceptamos por unanimidad.

Lo importante para nuestros lectores es, sin duda, el concierto de clausura, largo y hermoso concierto en que intervinieron casi todos los premiados o aquellos en los que delegó un sello o un conjunto. No teman, no voy a contarles algo que les haría cerrar esta página: la velada de la entrega de premios. Aunque no me resisto a decirles que tuve el placer y el honor, dentro de la división del trabajo de esa larga  noche, de entregar personalmente el premio del sello del año al director general de BIS, Robert von Bahr.

Robert Neumann

Con el catálogo de BIS, con sus azarosas apuestas, con sus riesgos a menudo recompensados, éste era uno de esos premios que acaso nadie discuta. Pero verán ustedes algunos nombres, y permítanme que me limite a hacerles notar esa parte derecha de los nombres del año: Tabea Zimmermann y su viola; el jovencísimo Robert Neumann (¡quince añitos, un virtuoso del piano!); la joven soprano Elsa Dresig y la joven pianista Sophie Pacini; el veterano Matti Salminen, premio a una carrera; BIS, como sello del año; y los "logros del año": el Ensemble Esperanza, pequeña orquesta de cuerda de poco más de veinte componentes, compuesta por músicos muy jóvenes; la orquesta de la Gewandhaus de Leipzig (la orquesta de Mendelssohn, cuyo precioso museo está muy cerca de esta sede); y el sello Naxos y su director, Klaus Haymann.

La sede de la Gewandhaus posee una de las mejores acústicas posibles, y alberga una de las mejores orquestas de Europa. Casi todos los premiados intervinieron. No podemos dar detalle de todos ellos. Pero lo haremos en el próximo número de SCHERZO, en papel. Un acontecimiento como la entrega de los premios ICMA (International Classical Music Awards), en especial cuando se han batido records, como este año, de asistencia de artistas, merece un par de visitas, con distancia y sin olvido.

Matti Salminen