Ud. está aquíInicio / Junio 2018 / Opinión / Nubosidad variable

Nubosidad variable



Nubosidad variable

Tras el revuelo ocasionado primero por el anuncio de la fusión entre el Teatro Real y el de la Zarzuela y luego por la publicación del Real Decreto que la regula parece que los nubarrones que se anunciaban van dejando paso a un pronóstico más positivo, algo así como de nubosidad variable. A la hora del cierre de esta edición, se anuncia la apertura de una mesa de negociación entre la Secretaría de Estado de Función Pública y los trabajadores del Teatro de la Zarzuela en la que se abordarán los aspectos fundamentales del posible cambio de las condiciones laborales de estos tras la fusión con el Real, previstos por cierto en el documento interno Evaluación provisional del proyecto de constitución de la “Fundación del Teatro Lírico F. S. P.” por integración de la Fundación del Teatro Real y de los medios y actividades del Teatro de la Zarzuela, centro de gestión artística del INAEM, fechado en septiembre de 2017 y al que ha tenido acceso SCHERZO. Es una buena noticia que la mala comunicación de una idea en principio razonable —las palabras de Daniel Bianco en la presentación de la próxima temporada del Teatro de la Zarzuela describían con pesar el estilo utilizado— deje paso a un diálogo que se ha probado necesario. 

Un aspecto importante de ese proyecto de fusión es, igualmente, el papel de la Orquesta de la Comunidad de Madrid, cuya presencia en el foso del Teatro de la Zarzuela, renovada periódicamente por contrato y vigente hasta finales del 2019, resulta esencial para su supervivencia. El documento citado se refiere, en el apartado titulado Resistencias por los impactos previstos, a “la valoración adversa de la oportunidad del proyecto por la Administración cofundadora, la Comunidad de Madrid, cuya aportación dotacional a la Fundación Teatro Real (anterior Fundación del Teatro Lírico) asciende al 27,5 %”. Se supone que para los responsables artísticos y técnicos y para todos los trabajadores de la ORCAM mentarles la palabra sinergia haya sido para echarse a temblar. Sin embargo, a día de hoy, la actitud de la nueva fundación parece ser muy favorable a la continuidad de la colaboración con la orquesta. 

Otro problema, esta vez en el horizonte del INAEM, es la decisión de Antonio Moral de no renovar su contrato como director del CNDM, el organismo que él se encargó de poner en pie hace ocho años y sin el cual hoy no se entiende al completo nuestra vida musical. Nadie es imprescindible aunque a algunos les parezca mentira la máxima aplicada a sí mismos. Tampoco lo es Moral, pero sustituirle no va a ser fácil, entre otras cosas porque su exitoso estilo tiene rasgos muy personales, y quien se encargue de ello va a tener que lidiar con un panorama económica y políticamente complicado. Lo económico no hay que explicarlo y lo político, desgraciadamente, casi tampoco. El INAEM ha convocado un concurso con trazas de urgencia en el que, ahora sí pero no en la fusión Real-Zarzuela —como deja claro el citado documento interno— quiere contarse con el Consejo Artístico de la Música. Sería muy deseable que la persona elegida para continuar el proyecto de Moral posea el liderazgo y la capacidad de gestión necesaria para mantener en lo alto un proyecto hoy en día esencial para la buena salud de la vida musical española.

Y para recordarnos los vaivenes de la humana condición, una vez más las nubes parecen volver a la Orquesta Nacional de España, dependiente también del INAEM. Tranquilizada en la dura pero fructífera etapa Pons-Puchades, hoy, tras la enorme esperanza generada por la contratación de David Afkham como director principal, ideada por aquel equipo y cerrada por su actual director artístico y técnico, Félix Alcaraz, surgen de ella algunas señales inquietantes que nos obligarán a estar muy atentos a su evolución en los próximos meses.

Suerte a todos.

 

(Editorial publicado en la revista SCHERZO nº 341, de junio de 2018)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 5 Euros) o en papel (precio: 8,50 Euros) así como cualquiera de las secciones de las que hacemos separatas: Dosier o Discos (precio de cada sección: 2,50 Euros, solo disponibles en PDF).

También está disponible la suscripción online (precio: 50 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter