Ud. está aquíInicio / Abril 2017 / Opinión / Lo que tenía que pasar

Lo que tenía que pasar



Lo que tenía que pasar

En la época en la que con tanto acierto, y siguiendo —y corrigiendo— la política francesa al respecto, surgieron las nuevas orquestas sinfónicas españolas, las mejores de ellas lo hicieron ligadas a un espacio que les ofreciera la posibilidad de dar lo mejor de sí en las buenas condiciones que la música necesita. Nada más lejos de la desgraciada expresión de “burbuja cultural” acuñada por algún político en esos momentos en los que la boca se llena de tonterías, pues del mismo modo que los cuadros de un museo no pueden exhibirse en una vaquería tampoco la música se puede escuchar en un local inadecuado. De eso sabe desde hace tiempo la OSRTVE, condenada de por vida —la que le quede— al Teatro Monumental de Madrid, siniestro donde los haya. En ocasiones los auditorios llevan la coletilla de “y palacio de congresos” y otras veces se denominan con expresiones demasiado altisonantes para la realidad que acogen, así el Palacio de la Ópera de La Coruña. 

Y en la ciudad gallega pasó lo que tenía que pasar, que tras veintiocho años desde su inauguración el tal Palacio presenta un deterioro bochornoso para músicos, empleados de la orquesta y público en general, en lo que se ve —unas butacas rotas que exhiben el relleno— y en lo que no: filtraciones de humedad, deterioro en la concha acústica, exceso de gas radón por la cercanía de una cantera y tantas más. Todo el mundo sabía cuando se abrió el edificio que se trataba, sobre todo, de un receptor de congresos para una ciudad que quería atraer el gasto de los profesionales que acudieran a él. Pero he aquí que se crea una orquesta sinfónica —para muchos la mejor de las españolas y de un muy buen nivel europeo— que debe trabajar en esa sala, de muy mala acústica y lo asume, como igualmente lo haría el Festival Mozart, hasta que, finalmente, el vaso se colma con las declaraciones de su director honorario, Víctor Pablo Pérez: “Esto no puede ser. Es como si un equipo de Champions entrenara en un campo de Tercera División”. Ese campo de Tercera División es de titularidad municipal y desde su inauguración depende de la empresa Comar, que gestiona su concesión por 50 años y a su vez lo alquila al consorcio que gestiona la OSG.

Las responsabilidades, pues, están en la gestión de la concesionaria y en el control del Ayuntamiento, a quien habrá que convencer de que una situación así puede ser fatal para una orquesta que es, sin duda y hoy por hoy, el mayor referente cultural de la ciudad junto con el magnífico Domus. La creación de un auditorio como es debido es lo primero que viene a la cabeza de los aficionados —ese ente al que con tanta irresponsabilidad se tilda de público elitista—, que saben que se encontrarán con la oposición municipal y más en periodo de crisis. Reformar y rehabilitar el Palacio de la Ópera —que recibe toda clase de músicas y no sólo la que produce la OSG— es también una obra compleja pero menos cara que la anterior y probablemente esa sea la solución adoptada para que todo el mundo se de con un canto en los dientes. Menos es nada pero hay que hacerlo. Y si es con la colaboración de la potente sociedad civil coruñesa, pues mejor que mejor.

De otra parte, seguimos a la espera de lo que el Ayuntamiento de Oviedo iba a hacer por la música después de suprimir los Premios Líricos. De entrada, tratar de apuntarse el tanto de la Primavera Barroca, que es cosa, mayormente, del CNDM más el personal saber hacer de Cosme Marina al frente de la dirección artística de la Concejalía de Cultura. Esta estrenará, en la próxima edición del Festival de Teatro Lírico Español, Maharajá, una zarzuela de Guillermo Martínez y Maxi Rodríguez. Según La Nueva España, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, Roberto Sánchez Ramos “Rivi”, se mostró orgulloso de esta iniciativa, “porque la zarzuela debe convertirse en un instrumento de expresión de las clases populares, como siempre fue”. Clasismo cultural se llama lo del edil.

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter