Ud. está aquíInicio / Mayo 2018 / Entrevista / Lisa Batiashvili

Lisa Batiashvili



Lisa Batiashvili

Acompañada de su inseparable Guarnieri del Gesù de 1739, con el que afronta no importa qué esquina del repertorio, la georgiana Lisa Batiashvili se ha ganado en los últimos años un puesto de privilegio entre los astros contemporáneos del violín. Alumna en Múnich de Ana Chumachenko y Mark Lubotsky, su fulgurante carrera internacional la ha llevado a colaborar con los más grandes directores, solistas y orquestas del mundo, que literalmente se rifan su presencia. Elogiada por un virtuosismo de alto vuelo que sabe combinar con una profunda sensibilidad, su repertorio abarca todas las grandes obras canónicas de la literatura para violín, pero es también una espléndida intérprete del Barroco y una sutil indagadora de repertorios actuales. Esta primavera ha visitado nuestro país junto a la Gustav Mahler Jugendorchester y el director Vladimir Jurowski para interpretar el Segundo concierto de Prokofiev, autor que es también protagonista de su más reciente grabación discográfica, realizada junto a Yannick Nézet-Séguin y la Chamber Orchestra of Europe.

(...) Se ha publicado su nuevo cd con los dos Conciertos de Prokofiev junto a la Chamber Orchestra of Europa, dirigida por Yannick Nézet-Séguin. ¿Cómo surgió este proyecto?

Toqué por vez primera con la Chamber Orchestra of Europa hace diez años y mi marido era el primer oboe. Al provenir de diversos países sus miembros, la orquesta logra organizar un verdadero sonido ‘europeo’. Para mí, Yannick es un auténtico héroe musical que concilia la máxima simplicidad humana con un acercamiento profundo y total a la música. Hemos trabajado mucho juntos; con él me siento como en familia. He ahí por qué quise hacer con él los conciertos de Prokofiev en disco. El Primer concierto me acompaña desde que tenía 13 años. Prokofiev es un compositor rico de contrastes, de fascinación… 

Y con Shostakovich representa el ‘otro’ lado del Novecientos musical, de la difícil relación con la política. ¿Cuál de los dos compositores le atrae más?

Prokofiev es más europeo; Shostakovich nos habla de la Unión Soviética y de la desesperación de sus artistas. Prokofiev es un puente entre el Este y el Oeste; Shostakovich está más unido a su tiempo. Yo recuerdo aún la rigidez y la ignorancia del sistema soviético, en el que te decían “esto es blanco y esto es negro”, aunque la realidad indicara lo contrario. Quizás por esto me siento más predispuesta hacia Prokofiev.

Después de tantos años con un Stradivarius, ahora toca con un Guarneri del Gesù. ¿Ha cambiado algo?

Los Stradivarius tienen un carácter más angélico, mientras que los Guarneri sobresalen por la facilidad de su uso y la generosidad del sonido. Es más fácil encomendarse a ellos. Es como cuando se encuentra el compañero justo y no se desea otro. Lo utilizo en todo el repertorio, desde Bach a la música contemporánea, cambiando, si acaso, las cuerdas. Cuando grabé el disco dedicado a Bach, tuve muchas dudas, no sabía si el instrumento se adaptaría del todo. Pero inmediatamente, tras la primera nota, me convencí de que su sonido cálido y nada agresivo era exactamente el apropiado. Al final, lo que cuenta es cómo se frasea, cómo se ‘cuenta la historia’, más que estar atento a cualquier minucia filológica. No me entienda mal: es justo que hoy la concienciación estilística se halle más difundida a cualquier nivel, pero en un cierto punto es necesario abandonar las reglas. (...)

El pasado 12 de abril tocó en el Auditorio Nacional de Madrid, con la Gustav Mahler Jugendorchester y bajo la dirección de Vladimir Jurowski, el Concierto nº 2 de Prokofiev. ¿Cómo explicaría su experiencia con esta orquesta?

Muy positiva. Siempre me ha interesado trabajar con orquestas formadas por jóvenes, porque ellos representan el futuro de la música. Pero es que, además, el nivel de la Gustav Mahler Jugendorchester es altísimo, pues está integrada por los músicos más prometedores de prácticamente todos los países de Europa. Es gente que ha tenido que pasar numerosas audiciones, que ha debido trabajar muy duro para formar parte de esta orquesta y que lleva tiempo trabajando junta. Lo que más me atrae de esta experiencia es comprobar la evolución que experimentan estos jóvenes intérpretes no ya solo en los conciertos, sino también en los ensayos. Mi deber, como solista, y el deber del director es motivarlos y transmitirles el gozo de poder tocar en algunas de las salas más importantes del mundo. Pero también nosotros nos podemos beneficiar de esa energía que desprenden y del espíritu europeo que se respira dentro de la GMJ.

La GMJ fue un proyecto personal de Claudio Abbado; ¿Llegó usted a trabajar con él?

No, desgraciadamente. Tenía planes para tocar con su orquesta, la Mozart, pero murió solo un par de meses antes de las fechas que habíamos concretado. Fue algo muy triste. Me habría encantado poder trabajar con él. Era un genio musical, pero también alguien muy concienciado respecto a la unidad, a la importancia de las orquestas y a la tradición; y cuando digo tradición me refiero a proyectos como el de la Gustav Mahler Jugendorchester o al de la Chamber Orchestra of Europe, en el que Abbado también estuvo muy involucrado. Ojalá estas dos formaciones que acabo de mencionar conserven durante mucho tiempo ese espíritu que se encargó de fomentar ese gran músico que fue Claudio Abbado. (...)

Nicola Cattò

Extracto de la entrevista publicada en el nº 340 de Scherzo, correspondiente a mayo de 2018.

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 5 Euros) o en papel (precio: 8,50 Euros) así como cualquiera de las secciones de las que hacemos separatas: Dosier o Discos (precio de cada sección: 2,50 Euros, solo disponibles en PDF).

También está disponible la suscripción online (precio: 50 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter