Ud. está aquíInicio / CRÍTICA / Málaga Clásica: Hispánico festival

CRÍTICA / Málaga Clásica: Hispánico festival


Málaga. Teatro Echegaray. 06-VI-2018. VI Festival Internacional de Música de Cámara Málaga Clásica. Anna Margrethe Nilsen y Jesús Reina, violín. Eleonor Kendra James, viola. Gabriel Ureña, violonchelo. Misha Dacic, Christopher Schmitt y Anna Petrova, piano. Nils Georg Nilsen, tenor. Obras de Cassadó, Chapí, Granados, Guridi, Serrano y Turina.

José Antonio Cantón

Los violinistas Jesús Reina y Anna Margrethe Nilsen, fundadores y codirectores del Festival Málaga Clásica han querido que la temática de la sexta edición esté dedicada a "España en la música", título que, desde distintas perspectivas estará presente en cada uno de los programas de lo seis conciertos, que integran este evento que ocupa cada final de primavera con incrementado atractivo la vida musical malagueña. Será implementado con exposiciones, clases magistrales y una conferencia sobre "España en la música" del musicólogo Raúl Angulo Díaz.

El primer concierto, que tenía por título "Sabor español", sirvió para introducir al público en las tres líneas que van a exponerse en las seis veladas: composiciones españolas, influencia de nuestro país en numerosos músicos extranjeros y compositores españoles que buscaron su inspiración en otras tierras. Para ilustrar cada obra, los propios intérpretes hicieron una pequeña explicación previa a su interpretación, práctica cada vez más difundida en recitales y conciertos música de cámara. En esta primera cita fue Anna M. Nilsen quien introdujo al público en la Sonata española nº 2 para violín y piano op. 82 de Joaquín Turina ilustrándola de manera excelente en su ejecución. Supo destacar el carácter de petenera y zortzico en el primer tiempo, cierto aire gitano en el segundo para llegar a su momento más brillante en tiempo final, contando siempre con una contrastada conjunción con el serbio Misha Dacic al piano. 

A continuación fue el pianista Christopher Schmitt quien intervino con una versión bastante bien asimilada de los Valses poéticos, H.147 de Enrique Granados, llamando la atención su elegancia en el cuarto y su personal emoción transmitida en el quinto, demostrando el valor y el respeto que le tiene a estas piezas del mejor pianismo español. La primera parte terminó con una canción de Ruperto Chapí, Salve, costa de Bretaña, y dos adaptaciones para tenor y piano de las zarzuelas La Dolorosa (La roca fría del Clavario) y Te quiero morena perteneciente a El truts de los tenorios, ambos del maestro José Serrano, que interpretó el tenor noruego Nils Georg Nilsen no sin algunas dificultades estilísticas y dramáticas. 

El Cuarteto de cuerda en La menor nº 2 de Jesús Guridi propició el momento culminante de la velada, dada la calidad de esta obra tan relevante en el repertorio camerístico español, y las excelencias de su interpretación a cargo de los violinistas Reina y Nilsen, junto a la violista canadiense Eleonor Kendra y el avilesino Gabriel Ureña al violonchelo. Éste, junto a las excelencias de la pianista búlgara Anna Petrova, manifestó gran emoción en el Intermezzo de la ópera Goyescas de Enrique Granados, y en la conocida y famosa obra Requiebros de Gaspar Cassadó, en los que ambos intérpretes dejaron patente su rico temperamento y una destacada solidez técnica, con los que arrancaron los primeros bravos del asiduo público y fiel asistente a este festival ya consolidado en la vida musical de Málaga.