Ud. está aquíInicio / CRÍTICA / Festival de Úbeda y Baeza: Crear afición haciendo música

CRÍTICA / Festival de Úbeda y Baeza: Crear afición haciendo música


XXII FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA ÚBEDA Y BAEZA.

Rus. Iglesia Parroquial de La Asunción. 18-XI-2018. Un paseo por la tradición sagrada europea. Escolanía de la S.I. Catedral de Jaén. Directora: Cristina García de la Torre. 

Baeza. S.I.Catedral. 24-XI-2018. Schola Pueri Cantores de la Catedral de Granada y grupo instrumental Ensemble Barroco. Director: Héctor Eliel Márquez. Escolanía de la S.I. Catedral de Jaén y Cemmec Ensemble. Directora: Cristina García de la Torre. Capilla Musical Los Seises de El Salvador de Úbeda. Directora: María Jesús García Sánchez. Obras de Guerrero, Morales, Haendel, Bach y Allegri.

José Antonio Cantón

Con el lema "Vnitas et Diversitas" (Unidad y Diversidad) como título genérico, el Festival de Música Antigua Úbeda y Baeza (FeMAUB) ha iniciado la andadura de su vigésima segunda edición queriendo realzar el patrimonio cultural europeo desde su música, relevante manifestación artística que singulariza nuestra identidad en el ámbito continental, nacional, regional y local. Para la muestra de tales intenciones cuenta con cuatro ciclos de conciertos, destacando los dedicados a "Estilos Nacionales en la Música Antigua" y "La Música en los Monumentos de Vandelvira" —éste celebrado en catorce localidades de la provincia jienense—, dos ciclos complementarios, "Conciertos Didácticos" y "Conciertos Sociales", y un "Taller de Interpretación" que trabajará sobre la importante composición sacra Vespro della Beata Virgine de Claudio Monteverdi, dirigido por Javier López Marín, a la sazón director del FeMAUB, y por Fernando Pérez Varela, líder del prestigiado grupo español de música antigua Ensemble La Danserye. Para completar la programación hay que destacar la conferencia de la jornada de clausura que impartirá el polifacético creador artístico y musicógrafo Juan Lucas con el atractivo y sugestivo título Beethoven y la música antigua.

Los infantes de la Escolanía de la S.I. Catedral de Jaén hicieron su presentación en esta edición del Festival en la parroquia del municipio de Rus, acompañando la celebración litúrgica con gran empeño y entrega en el coral Jesus bleibet meine freude de la Cantata BWV 147 de Bach que abría su actuación. Llenaron de sonante júbilo el recinto del templo con su voces blancas, muy apropiadas a la intención del texto de este precioso pasaje que se abre con la invocación Jesús permanece con mi alegría…

Acertadamente ensambladas fueron las tres voces del Agnus compuesto por la directora de la escolanía, Cristina García de la Torre, dejando constancia también cómo facilita la música de Bob Chilcott —compositor británico que trata la voces infantiles de manera magistral, dada su experiencia de niño cantor en el King's College de Cambridge y de adulto tenor en el prestigioso King's Singers— el trabajo y formación de coros infantiles en sus dos piezas que interpretaron en la comunión: Iris Blessing y All for love of one, obras de sencilla y deliciosa música.

El concierto inaugural del Festival tuvo lugar en ese templo magnífico de Andrés de Vandelvira como es la Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza. Cuatro grupos corales se reunían para actuar en el titulado "Concierto de Naciones" con el que se ha querido hacer una muestra de músicas de cuatro importantes países europeos desde la época renacentista hasta la barroca, haciendo alguna incursión en autores contemporáneos como el ya mencionado Chilcott y su compatriota John Rutter. Fue la Capilla Musical Los Seises del Salvador de Úbeda la que abría la actuación con una primera parada en la música española del siglo XVI destacando su versión del kyrie, el sanctus y el benedictus de la Missa Simile est Regnum Caelorum de Francisco Guerreo y el villancico Niño Dios d'amor herido del mismo autor.

Este periplo musical hizo escala en Inglaterra con la participación de la Escolanía de la catedral jienense que cantó con gran desenvoltura el famoso pasaje coral de Haendel Sing for joy! así como sencillas canciones de Rutter y Chilcott con gran gusto y disciplina por parte de los pequeños. Como apoyo a la escolanía, en este bloque intervino también el Cemmec Ensemble integrado por cantores adultos, completando la actuación más interesante de la noche, con la que quedaba claro el sentido de adecuación y proporcionalidad conseguido por Cristina García de la Torre con la elección de las obras de su programa.

Un experimentado músico como es el granadino Héctor Eliel Márquez fue el director del contenido de la segunda parte del concierto que empezó recalando en Alemania. Para su inicio eligió la Cantata Christ lag in Todesbanden para Domingo de Pascua de J.S. Bach, cuyos precedentes creativos parecen situarse en Mülhausen el año 1707. Lo curioso de esta versión es que parte del texto estaba en español con vistas a producir una mejor identificación del coro con el discurso musical de la obra, traslación que ha efectuado el propio director. El más destacado logro de esta interpretación se produjo en el verso cuarto, número central de los dispuestos en esta cantata, donde se logró un contrastado equilibrio entre el registro contralto y demás voces. En el resto de la cantata hubo algunos desajustes métricos que estuvieron a punto de deslucir la actuación de la Schola Pueri Cantores de la Catedral de Granada, grupo encargado de su interpretación. 

El viaje musical terminó en Italia, eligiéndose para este último destino el famoso Miserere de Gregorio Allegri. Para su compleja polifonía se reunieron las cuatro formaciones corales para posibilitar los dos coros que requiere esta conocida composición, ejemplo de los estilos musicales renacentistas que perduraron en la península itálica a lo largo del siglo XVII. Se completaba así un concierto en el que quedó de manifiesto cómo hay que crear nuevas generaciones de intérpretes y aficionados a la música desde la infancia, en la seguridad de que es uno de los mejores sistemas para alcanzar tan importante y necesaria aspiración cultural.