Ud. está aquíInicio / Boadella ofrece una mirada crítica sobre la vida y obra de Picasso en su ópera "El Pintor"

Boadella ofrece una mirada crítica sobre la vida y obra de Picasso en su ópera "El Pintor"


06-II-2018.- Este jueves, en la Sala Roja de los Teatros del Canal, Albert Boadella estrenará su ópera El pintor, en la que explora la vida y obra de Pablo Picasso. Se trata de una producción fruto de la colaboración entre el Teatro Real y los Teatros del Canal, que cuenta con la partitura de Juan Colomé.

El compositor comenta que la música de esta ópera "comienza con un lenguaje bastante tradicional, reminiscente de los periodos impresionista francés y nacionalista español, con apuntes musicales secos en clara alusión a la afición taurina que Picasso arrastró durante toda su vida, características que actúan a modo de leitmotiv para ayudar en la narrativa musical". Así, a medida que la pieza "va avanzando y el arte de Picasso va pasando por diversos períodos, la música va incorporando elementos más modernos y adaptándose a la realidad pictórica".

Manuel Coves será el encargado de dirigir musicalmente esta porducción, en la que también ha participado la bailarina Blanca Li. Alejandro del Cerro dará vida a Pablo Picasso, mientras que Josep Miquel Ramón será Mefisto; Belén Roig interpretará a Fernande; Toni Comas a Apollinaire y Velázquez; Cristina Faus dará vida a Gertrude Stein e Ivan García será el Jefe de tribu.

"Nadie le puede negar su trazo genial. Incluso en los centenares y miles de disparates aparece siempre un detalle de su infinita gracia. Desde la infancia parecía un ser nacido solo para pintar. Sin embargo, asistimos a la paradoja de cómo el pincel más dotado del siglo XX fue también quien le asestó el golpe letal al arte pictórico", explica Boadella sobre el artista malagueño.

A esto añade: "A semejanza de un Atila de las artes, por allí por donde pasó el pintor no volvió a crecer la pintura. La convirtió en artes plásticas entregadas a la producción intensiva. Sometidas a las ocurrencias de la novedad compulsiva. Cinco, diez, veinte obras diarias, y el mercado financiero se rindió exaltado y eufórico ante él. Ya no era el valor formal y emocional de la obra sino la pura especulación comercial la que marcaba el camino de lo valioso y lo desechable".