Ud. está aquíInicio / Acuerdo en la Sinfónica de Euskadi

Acuerdo en la Sinfónica de Euskadi


Después de semanas de negociaciones, el Comité de Empresa y la Dirección de la Sinfónica de Euskadi anunciaron el pasado viernes un acuerdo por el que concluía una huelga que afectó exclusivamente a las cuatro funciones de Don Pasquale ofrecidas en la temporada de ópera de la ABAO, que debieron ofrecerse con acompañamiento de piano. 

El sindicato ELA, mayoritario en la orquesta, aseguraba en un comunicado que con el acuerdo suscrito se ponía freno a "la precariedad en la OSE", a la vez que lamentaba el perjuicio que pudiera haber generado a terceros "la huelga convocada para lograr la garantía del empleo y la estabilidad de la plantilla". 

Entre las reivindicaciones aceptadas por la dirección de la OSE, según figura en el comunicado, se encuentran la salida a concurso en el primer semestre de 2018 de las plazas estructurantes que actualmente están vacantes, así como la sustitución de vacantes generadas por jubilación, defunción, finalizaciones de contrato, bajas voluntarias, excedencias, bajas por maternidad, paternidad, lactancia, permisos de estudios, reducciones de jornada, bajas por enfermedad o accidentes de trabajo. Igualmente se garantiza la contratación de personal en caso de que los violines pasen a realizar funciones de superior categoría y se acuerda una relación de puestos de trabajo de 91 trabajadores del ámbito artístico y 14 del personal técnico administrativo.

Por su parte, Oriol Roch, director general de la OSE, reconocía en otro comunicado que el mayor punto de desencuentro en las negociaciones se había dado "en la gestión de la cobertura de los casos de baja de larga duración, donde la empresa ha explicado su postura en base a las posibilidades máximas atendiendo a las capacidades presupuestarias y de producción". 

Dirigéndose expresamente a los socios y público de la ABAO, aseguraba lamentar "profundamente la huelga que entiendo deja una herida que será difícil de sanar" y daba noticia de su decisión de cancelar el compromiso de participar en la ópera Manon de enero, dada "la imposibilidad de garantizar el servicio contratado y con el fin de evitar nuevamente la situación vivida con la ópera Don Pasquale de Donizetti". 

En cuanto a la ABAO, su presidente, Juan Carlos Matellanes, comunicó a los socios el día 30 que el conflicto laboral de la orquesta había sido "completamente ajeno" a su organización y que barajaron cuatro posibilidades para minimizar el impacto de la huelga en las funciones de Don Pasquale: contratar otra orquesta, cambiar las fechas de las funciones, cancelarlas u ofrecerlas con acompañamiento de piano. Fue ésta la opción escogida al estimarla la "menos perjudicial para los intereses de los socios". 

En relación a las demandas de devolución del importe de las entradas, el presidente argumentaba que el socio de ABAO "participa de los buenos y los malos resultados, y sufriría a posteriori las consecuencias de esta decisión". Asimismo, confirmaba que las funciones de Manon se llevarán a cabo en condiciones de "absoluta normalidad" con una orquesta que no será la OSE.