Ud. está aquíInicio / Bitácoras / El Blog | Santiago Martín Bermúdez

El Blog | Santiago Martín Bermúdez




El extraño caso de Núria Espert

El extraño caso de Núria Espert

Queremos tanto a Núria. Esto es: los que consideramos el teatro como una expresión importante de una sociedad, para divertirse o para reflexionar, para inquietarse o para maravillarse. Núria empezó muy pronto, con Armando Moreno, y se jugó su dinero (escaso) y su futuro (era tan joven) para hacer un teatro de calidad frente a lo que solía hacerse en nuestros escenarios. Eran tiempos en los que el teatro, de todas maneras, tenía más prestigio que el cine.



Ellos quieren que no cantes

Ellos quieren que no cantes

Son ustedes incorregibles, me dice alguien al que prefiero dejar en el anonimato. Cómo se puede, continúa, escribir sobre música cuando el mundo está en guerra y la patria está por reventar. Lo dice así: la patria está por reventar. Y eso denuncia su educación sentimental, es un canto que a los más jóvenes acaso no les diga nada; y tampoco a los de buena familia. No lo aclararé ahorita, pueden acaso buscar en la red.



Mientras llega el olvido

Mientras llega el olvido

Dice una letra de ranchera de Alejandro Fernández, cantada por muchos y sobre todo por Pedro Infante, que aquellos mariachis y aquel tequila le hicieron llorar. Y eso a pesar de que quiso hallar el olvido “al estilo Jalisco”. Es decir, si no lo interpreto mal, al estilo de verdadero macho. Lo del tequila lo entiendo bien, y algunos cantantes de rancheros y corridos acabaron pagándolo. Tengan en cuenta que José Alfredo no le dijo a la chica que lo abandonaba, en aquel otro canto: “ven a tomarte una copa”. No. Le dijo: “tomate esta botella conmigo”. ¡Una botella entera!



Chirbes y Avello

Chirbes y Avello

Dos grandes novelistas españoles han desaparecido en lo que va de año. La muerte de Rafael Chirbes el 15 de agosto ha tenido mucha repercusión, y eso no ha de extrañar a quien conozca alguna de sus obras. No ocurrió lo mismo con la noticia de la muerte de José Avello, que falleció a finales del invierno. A Rafa Chirbes lo conoce mucha gente, mucha gente ha leído sus libros, o sabía de su existencia. Lo de Avello era distinto. Lo conocían pocos. Había escrito dos novelas, amplias, polifónicas, La subersión de Bety García y Jugadores de billar.



Javier de Dios y La marchenera

Javier de Dios y La marchenera

Pero el cambio más importante y de superior sabiduría teatral lo da Javier de Dios en su manera de transformar el libreto prolijo y enmarañado de La marchenera (1928), que además contiene ese tipo de regionalismos que eran del gusto vigente en la época y que hoy quedan ingenuos, trasnochados o sencillamente resultan de muy mal gusto.



Javier de Dios y un par de zarzuelas

Javier de Dios y un par de zarzuelas

En una entrega de esta misma bitácora escribí con elogio sobre el estreno de una comedia de Javier de Dios (Praga, trío y comedia, 2 de julio de 2013). Apenas conocía a este autor y director, pero ahora lo conozco mejor. De manera que si alguien lee esto, puede poner entre paréntesis mi criterio sobre él en estos momentos. Esto es, desconfiar. No debería, pero puede hacerlo, desde luego. Pues bien, un par de experiencias teatrales con música me lleva a destacar de nuevo el nombre de Javier de Dios aquí mismo.



Shchedrin: El zurdo, unas palabras previas

Shchedrin: El zurdo, unas palabras previas

En el próximo número de Scherzo incluimos una reseña sobre la ópera El zurdo, de Rodion Shchedrin, autor de Almas muertas, La boyarina Morozova y al menos tres óperas más. Es una grabación en vivo de una puesta en escena en el Teatro Marinski de San Petersburgo de Alexei Stepaniuk, con dirección musical de Valeri Gergiev, pero de momento sólo se ha publicado una versión audio, con el sello del propio teatro. Con esta pre-reseña tratamos de introducir al lector en “el alma” de El zurdo.



Esceptidumbre

Esceptidumbre

Qué triste agonía de dioses manchados.

No cantes victoria, centra tu embriaguez.

Consumiste muy pronto tus tres botellas,

Inspirado en exceso por José Alfredo.

Esa dama escondida por tus desvanes

Hizo bien en negarse a tan largos tragos.

Apelaste al mendigo de los desagües,

Disfrazado de santo con profecías.

Despreciaste muy pronto a los depravados



Papelera de monólogos: Miralpeix y los Episodios estatales

Papelera de monólogos: Miralpeix y los Episodios estatales

Encontré monólogos desechados, en una papelera. Eran restos, lo peor de lo peor. Los mejores ya los habían seleccionado con buen criterio y valentía. Elijo éste como el tercero, con mayor riesgo aún que los anteriores, dada la sintomatología del monologuista. Ser albeitar es saber de calenturas.

Música – Joel Grey da la bienvenida en el film Cabaret (Willkommen, etc.) Se desechó por pretenciosa y oportunista Campanades a morts, del inefable Llach, en el fragmento en que se finge barítono. (Es que la música no la ponen los monologuistas, se siente).



Papelera de monólogos: Croce e delizia, o esto no existe si yo lo digo

Papelera de monólogos: Croce e delizia, o esto no existe si yo lo digo

Encontré monólogos desechados, en una papelera. Eran restos, lo peor de lo peor. Los mejores ya los habían seleccionado con buen criterio y valentía. Elijo éste como el segundo, no sin riesgo, dada la siciliana índole de sus modelos.

Música – Cocidito madrileño, cantado por Pepe Blanco. Nada menos.